domingo, 4 de septiembre de 2016

28b. ¿Tú puedes creer en una ideología equis,

28b.


                        ¿Tú puedes creer en una ideología equis, pero si esa ideología equis te perjudica o los que gestionan esa ideología equis a ti te perjudican, qué tienes que hacer…?
                        ¿Y la dificultad se acrecienta cuándo crees en dos o tres ideologías, como diríamos los hitos hacia los que hay que caminar, por ejemplo, dos ideologías seculares que piensas que se deben combinar y mezclar y ponerse de acuerdo alternativamente y una ideología religiosa, que a su vez tiene que tener en cuenta las dos ideologías sociopolíticas seculares…?
                        ¿Al final, un enorme lío en la cabeza, y al final, nadie te considera de los suyos, y al final, todos te apartan de ellos mismos…?
                        ¿Y eres un ser humano que andas por la vida sin ser de ningún grupo, creyendo todo el mundo que no tienes ideología, o que tienes la del contrario…?
                        ¿En definitiva todo el mundo te cierra las puertas…? ¿Por mucho que trabajes, por mucho que te esfuerces, por mucha buena voluntad, por muchos puentes de entendimiento que quieras trazar entre las tres ideologías…?

27b. Una de las diez grandes preguntas que todo ser humano

27b.


                        Una de las diez grandes preguntas que todo ser humano se tiene que hacer a lo largo de su vida, es si Dios existe, y de existir, si crees que Dios te ama a ti, a ti personalmente, a ti individualmente…
                        De cómo contestes o te respondas a estas dos preguntas interconectadas, serás o tendrás una definición de ti y del resto de seres humanos que será diferente, pero diferente en multitud de aspectos teóricos y prácticos.
                        Por esa esta cuestión o estas dos cuestiones son entre las diez más importantes de todas las épocas y civilizaciones.
                        Es cierto que la ciencia no puede respondernos, aunque puedan dar datos que nos puedan servir de algún modo. De momento o hasta el momento hemos intentado contestarlas con la filosofía, las religiones reveladas o positivas, las artes de alguna manera, la mística y los grandes místicos y santos y santas…

26b. ¿Exista en sí, Dios o no exista, la cuestión es si el ser humano necesita a Dios,

26b.


                        ¿Exista en sí, Dios o no exista, la cuestión es si el ser humano necesita a Dios, o dicho de otro modo, aunque este concepto sea una invención humana, igual que es el arte, si necesita todavía el ser humano para vivir y sobrevivir, el arte y también el concepto de Dios?
                        Y hasta donde hemos visto en el siglo veinte, todavía el ser humano necesita a Dios, exista o no exista, porque hemos visto en ese siglo, que ideología ateas, que han tomado el poder del Estado y parte de la sociedad, no han tenido ningún freno.
                        Y el único freno o uno de ellos, para limitar el poder del ser humano, aunque parezca una contradicción es Dios…
                        Podemos pensar o imaginar que durante milenios en el neolítico, o incluso en la prehistoria, la forma que los humanes han tenido, el pueblo o el grupo o la ciudad Estado o la aldea, la manera que han tenido las personas de ese territorio para limitar el poder “ejecutivo” del momento, sea una persona o sea un grupo, es apelar a dos principios:
-          A tradiciones y leyes y normas muy antiguas.
-          Apelar a la existencia de lo sagrado, es decir, el estamento religioso o sagrado limitase el poder del rey o del poder ejecutivo del momento, incluso el del “consejo de los ancianos”.
                        Por lo cual concluimos, con todos los matices que se quiera, que si el ser humano como civilización y como especie quiere seguir continuando, teniendo en cuenta el poder demográfico que dispone, el poder tecnocientífico, tiene que apelar a Dios y a religiones reveladas, eso sí, que sean medianamente racionales y altamente morales, para que podamos seguir existiendo y sobreviviendo…
                        No olvidemos, nos guste o disguste, que en parte los enormes campos de concentración y exterminio en el siglo veinte, han sido obra, no única, pero en su mayor parte de ideologías y sistemas teóricos ideológicos que tenían su fundamento en la no creencia en Dios, e incluso en atacar de una manera o de otra a las religiones de sus culturas tradicionales…
                        Esto ha sido así, esto es un hecho o dato, nos guste o disguste…