jueves, 22 de diciembre de 2016

50b. Si alguna vez he creído que mi escritura-literatura-pensamiento-filosofia

50b.


                        Si alguna vez he creído que mi escritura-literatura-pensamiento-filosofia abría algún nuevo campo a la realidad. El tiempo se ha ocupado de curarme esa pequeña vanidad y soberbia. Al final, no soy más ambicioso que cualquier matemático o físico teórico o inventor o empresario que busca nuevos artilugios, ideas, mecanismos, teoremas para aportar al saber universal, y también para su pequeño desarrollo y engorde del ego. Como diría un Premio Nobel español, al final se escribe para que te otorguen el Premio Nobel. Quizás no yo tanto, pero si para ocupar, al menos un pequeño lugar en la cultura y en el saber y descubrir algunas nuevas verdades o algunos nuevos argumentos… Pero todo ha sido baldío y todo, hasta ahora ha sido un enorme fracaso. Esta es la verdadera realidad…

49B. Si alguna vez he creído que mis ideas abrirían alguna puerta a la verdad y a la realidad,

49B.


                        Si alguna vez he creído que mis ideas abrirían alguna puerta a la verdad y a la realidad, y serían aceptadas por mis coetáneos, la experiencia de décadas y el seguimiento en internet te pone en la realidad. Es decir, ser un escritor-pensador-pintor-filósofo modesto, posiblemente mediocre. Pero en fin, hay fontaneros mediocres, médicos mediocres, abogados mediocres, políticos mediocres, profesores mediocres y viven de sus oficios o medio viven. Al fin de cuentas, en mi caso, y en cientos de miles de otros casos, solo queremos medio vivir modestamente de nuestra vocación de búsqueda-investigación-creación cultural. Al menos, que todo lo realizado perdure un tiempo… Así al menos, otros sabrán lo que no tienen que hacer…

48b. ¿Las personas buenas, aunque imperfectas pero de buena voluntad,

48B.


                         ¿Las personas buenas, aunque imperfectas pero de buena voluntad, se cansan de ser pisadas por unos y por otros, siempre o casi siempre?
                        ¿Y muchas veces, las personas de mala voluntad y no buenas, parecen y pasan y son tomadas por los otros como más buenas que las buenas…?
                        ¿Y las personas buenas, aunque no perfectas, pero de buena voluntad son tomadas como personas más malas que las malas…?
                        ¡Es un misterio y enigma del mundo, pero así es, al menos muchas veces…!
                        ¿Si a grandes santos y santas canonizados los buenos y los menos buenos les han sacado enormes maledicencias, que se puede esperar de los demás que somos tan imperfectos, aunque aspiremos al bien y a la verdad…? 

47b. ¿Existe mobbing de algunos alumnos o alumnas

47b.

                       ¿Existe mobbing de algunos alumnos o alumnas por parte de ellos y de algunos de sus padres hacia algún profesor? ¿Muchas veces, ni los equipos directivos son conscientes?
¿Ni siquiera el mismo profesor que lo está sufriendo es consciente de ello?
                        ¿Y los equipos directivos y demás órganos tampoco, si la persona o personas que lo están haciendo tienen la suficiente habilidad, para organizarlo, y si tienen y ocupan un cierto lugar de representación en los esquemas organizativos de los centros…?
                        ¿Si todo se lleva con discreción, y al profesor o profesora no se le explica lo que de verdad sucede, puede montarse un mobbing en todos los sentidos a ese profesor o profesora o maestro o maestra a y en toda regla…?
                        ¿Si se produce ese mobbing, ese maestro controlará cada vez menos ese clase, se apuntarán otros alumnos o alumnas, hablarán más en las tutorías, incluso habrá más quejas…? ¿Aunque el maestro no haga nada, solo quiera llevar un mínimo de eficiencia dentro de la pedagogía normal y rutinaria su clase…?
                        ¿Si se dan una serie de circunstancias y variables concomitantes, por ejemplo, clases con muchos alumnos y alumnas, asignaturas que los padres y el sistema educativo no valoran suficiente, si al maestro o maestra el equipo directivo no lo conocen a ese maestro o maestra, si es una persona que está contratada y no es de ese ambiente o lugar o territorio, si es hombre le perjudica en esto más que si es mujer, porque las mujeres maestras enseguida crean redes de amistades y connivencias entre ellas, pero los maestros o profesores varones van siempre más por libre, en lo bueno y en lo menos bueno, si por parte de algún alumno o alumna hay diríamos una especie de aversión por la razón que sea, si hay una queja en una tutoría y de alguna manera, se añaden otros alumnos, si el tutor en vez de dejar ese tema para hablarlo a nivel individual, quién tiene que quejarse da alas y otros alumnos se apuntan, si el padre o la madre de ese alumno o alumna apoya al alumno, y tiene una cierta autoridad en el centro escolar, si al profesor nunca se le dice exactamente lo que sucede, si se producen otros vectores concomitantes, etc., se conjuntan una serie de circunstancias que se produce verdadero mobbing a un maestro o a una maestra…?
                        ¿Cuándo el maestro se da o entera por donde va la cosa o la situación o medio se entera ya han pasado dos trimestres, incluso aunque el maestro o maestra, ya ha inducido o deducido algunas cosas, el padre o la madre no quiere ir a hablar con él o con ella? ¿Ya los equipos directivos han sido puestos dando la razón al padre o a la madre, o al alumno, incluso otros órganos del centro educativo…?
                        ¿Al final ese profesor se convierte en chivo expiatorio, sin darse o enterarse lo que sucede, y sin ser consciente, y sin él o ella, ese profesor o maestra o maestro haya hecho nada que se salga de las leyes pedagógicas, ni legales, ni morales, ni espirituales, incluso a lo mejor ese profesor es más exigente moralmente consigo mismo que la media de la población…?
                        ¿Al final, se ha cerrado el círculo de forma completa, el maestro, que puede ser una bellísima persona a nivel moral, ha sufrido mobbing, auténtico mobbing, ni él o ella ha sido consciente, ni los equipos directivos, ni siquiera las personas de su departamento, ni otros órganos de gestión del mismo centro escolar…?
                        ¿Y si ese maestro o maestra, aunque sea una persona con un nivel moral más elevado que la media de la población, con un nivel de conocimientos de su especialidad superior a la media, con un nivel de conocimientos pedagógicos y didácticos en teoría y práctica, mayor que la media, pero que quizás tiene habilidades sociales y emocionales por debajo de la media…? ¿A ese maestro o maestra se le crucifica entre unos y otros, y nadie es consciente de ello, ni siquiera él o ella misma, porque no se puede imaginar que alguien en su sano juicio monte un mobbing a un profesor o maestro, alumno o padre, por las razones que sean, y que los equipos directivos no sean conscientes, ni otros órganos de los centros escolares…?
                        Yo leí hace muchos años que el acoso, acoso escolar, acoso laboral, que también se producía de alumnos a otros alumnos, pero que en algunos casos también de padres o madres o de algunos alumnos hacia algún profesor… Y que en estos casos era más difícil demostrarlo.
                        Al final ese maestro se irá a otro centro o incluso será un factor que le hará abandonar la enseñanza, y los equipos directivos y órganos de dirección no habrán sido conscientes de ello, ni siquiera el mismo maestro o maestra, y el alumno o alumna, habrá sido vencedor con su progenitor o progenitora. No sabiendo qué razones profundas, conscientes o inconscientes le ha llevado a ese mobbing, quizás aparentar saber más en el centro escolar, ocupar un cierto lugar de poder y representación, ocupar un protagonismo, quizás quién sabe, qué misterios de la mente sana y medio sana, como diría Freud, qué misterio que solo Dios sabe… Pero ese progenitor o progenitora nunca quiso hablar con el maestro o la maestra para aclarar la cuestión…
                        No olvidemos que según todos los tratadistas del fenómeno de la guerra y todas las experiencias los soldados adolescentes si se les adoctrina mal no tienen límites en sus crueldades y violencias, y esto que es un caso extremo, nunca hay que olvidarlo…
                        Al final se ha creado una gran bola de hielo y de mierda contra un maestro o una maestra, y en ella se han unido otros, de alguna manera o forma, unos han hecho el mal de forma consciente o semiconsciente, otros, se han ido añadiendo no siendo conscientes de verdad de la realidad… al final, a alguien se le ha “crucificado”.
                        Solo queda esperar que la verdad y la bondad triunfen en el mundo. Quizás solo cabe esperar que como algunas religiones indican exista un Juicio Particular… y allí se vea de verdad el corazón y las intenciones de cada persona…
                        ¿Pero aviso a caminantes, si un progenitor o progenitora ha dado alas para pisar a un maestro o maestra, y el niño o la niña ha salido vencedor o vencedora, sin razón y sin justicia en la verdad-bondad, que tengan mucho cuidado los progenitores, porque puede que de momento puedan controlar a sus vástagos, pero quién sabe lo que sucederá dentro de diez o quince años, cuándo ese alumno o alumna ya ha pisado a un maestro o a una maestra, y encima ha salido ganador…?
                        Toda la vida se la pasan algunas personas, sin negar sus defectos y errores buscando mayores grados de verdad y bondad y belleza, con racionalidad, con el saber ortodoxo, con sentido común, y sucede muchas veces que esas personas que seriamente buscan mayores grados de bondad y racionalidad y verdad, en sus palabras, en sus hechos y en sus actos, por las razones que sean, otras personas les ponen multitud de zancadillas, que no tienen mucho sentido, no tienen racionalidad, ni razón de ser… Al final, es el misterio y enigma eterno del bien y del mal, de la bondad y de la maldad…

domingo, 4 de diciembre de 2016

46B. A veces, me digo soy como esa poeta norteamericana del siglo veinte

46B.


                        A veces, me digo soy como esa poeta norteamericana del siglo veinte, no recuerdo el nombre, que se pasó toda la vida fregando los suelos de un hospital. A veces, me digo soy como ella, aunque evidentemente en mi caso nunca descubrirán o no he llegado al talento de ella.
                        Pero también me pregunto, tenemos buena selección de ojeadores de futbol, tenemos buena selección en cantidad y calidad de ojeadores de la cultura, de los diversos oficios culturales… Encuentren ustedes la respuesta.